Inicio - Federico Andahazi Biografia - Federico Andahazi Libros - Federico Andahazi Prensa - Federico Andahazi Fotos - Federico Andahazi Lecturas - Federico Andahazi Novedades - Federico Andahazi Contacto - Federico Andahazi english version
spacer  
 

Federico Andahazi

 

DIARIO EL NUEVO HERALD, 16 de Julio de 2013

Olga Connor: "El libro de los placeres prohibidos"

Por Olga Connor

¿Cómo fascinar con un libro sobre Johannes Guttenberg y la imprenta que inventó? Dándole un tema de terror erótico. Esa ha sido la inmensa proeza que ha logrado el audaz Federico Andahazi, quien este viernes estará entre nosotros en la librería Books & Books de Coral Gables.

Ya Umberto Eco unió un género con otro al insertar un thriller en su exitoso libro sobre el medioevo, El nombre de la rosa (1980), en el que una serie de asesinatos misteriosos tienen que ver con el placer inmenso de descubrir y leer un libro prohibido y también perdido −el segundo volumen de la Poética, de Aristóteles.

  Federico Andahazi

El libro de los placeres prohibidos, la nueva novela de Andahazi, se sitúa a fines de la Edad Media y preámbulo del Renacimiento, y trata también de libros proscritos, en sí tan deseados, que se pueden comparar con el deseo orgásmico.

La peripecia se centra en un juicio a Guttenberg, en la ciudad alemana de Meinz, mientras se desata en la ciudad un terror, por el asesinato de varias hermanas dentro del Monasterio de las Adoratrices de la Sagrada Canasta.

Los oficios que les prestan a sus clientes las Adoratrices del Monasterio −en realidad un burdel de la más alta estirpe− se comparan con la virtuosa dedicación de los grabadores y xilógrafos, como lo fue Guttenberg, verdaderos orfebres de la época. Muchos de ellos en distintas ciudades europeas se encontraban al borde del gran descubrimiento que les diera la posibilidad de la proliferación del libro, hasta entonces limitado a las lentas copias de los escribas.

Imaginarse ahora la lucha entre el iPad, el Kindle, el Nook, todas las diferentes versiones de nuestra nueva revolución de la lectura, y se dará uno cuenta de lo que está explorando Andahazi en el siglo XV. Penetrando imaginativamente la mente de Guttenberg, el narrador lo encuentra obsesionado con su proyecto, intuyendo además que estaba en peligro, de que le cercenaran, no solo su invento, sino también la cabeza, por considerarse que el trabajo del copista era sagrado. Estamos en el mismo umbral de la transición del libro único al libro múltiple cuando leemos la novela El libro de los placeres prohibidos. En el siglo XXI vamos de la cantidad de libros impresos a la cantidad de accesos digitales a los textos.

El título del libro deriva de un texto en letra cuneiforme, heredado por las meretrices desde tiempos de la adoración a Ishtar en Babilonia, con los rituales sagrados de su oficio. Ulva, la matrona de la casa, les indica a sus discípulas cómo llevar −paso por paso− al paroxismo del placer a sus devotos clientes. Su primera regla: “Para ser una buena puta hay que ser indiferente a los encantos del placer”. En su contrapartida, la mejor regla para un buen escriba era no saber leer.

“Las palabras estaban hechas de la misma sustancia del deseo, de la lubricidad, del sexo”, dice el narrador, lo que establece un paralelo de inusitado impacto, destacando a la vez el placer secreto de todos los libros.

Más que una novela, este libro es una poética en forma anecdótica, mucho más interesante que El placer del texto, de Roland Barthes, en donde el crítico francés expone los placeres y el gozo (en el sentido del orgasmo) que produce la lectura.• 


Fuente: DIARIO EL NUEVO HERALD



 
Agencia Literaria
Librerías
e-books
Indent Literary Agency
Tematika Librerias Santa Fe
iTunes movistar e-books bajalibros Casa del Libro Lecturalia